"¡#REVOLUCIÓNCULTURAL! La Hispaña"

Arte // Opinión // Naturaleza


Joan Miró nace en Barcelona en 1893. Estudió comercio y trabajó durante dos años en una droguería, pero tras una enfermedad se retiró a una casa familiar en Mont-Roig del Camp, un pequeño municipio de la provincia de Tarragona. Ya en Barcelona ingresó en la Academia de Arte, donde estudió las principales vanguardias europeas. Sus primeras obras se caracterizaron por tener un estilo expresionista, con influencias cubistas, y centrada en paisajes y desnudos.

En 1919 conoce a Picasso en París, y desde entonces alterna su residencia entre la capital francesa, Mont-Roig. Su pintura evolucionó a una mayor definición de las formas, y al empleo de una fuerte luz que elimina las sombras. Cambia los desnudos y los paisajes, por temas más sombríos y fantasmagóricos.

Miró era afín del Movimiento Surrealista, por ello incluyó en sus obras, símbolos de esta corriente artística, cómo el Jeroglífico. En 1928, el museo de Arte Moderno de Nueva York, compra dos de sus telas; un año después contrae matrimonio con Pilar Juncosa.

Durante estos años, Miró se cuestiona el sentido de la pintura. Por un lado, realiza la colección Interiores Holandeses, que retorna a una mayor figuración. En cambio, su pintura posterior se vuelve cada vez más esquemática y abstracta. La Guerra Civil Española acentúa este fenómeno, donde realiza obras desgarradoras, otras más armoniosas. Resolviéndose esta encrucijada en obras con cada vez mayor serenidad.

En la década de los años 1950 y 1960, realizó diversos murales para lugares tan diversos, como la Universidad de Harvard, el Aeropuerto de Barcelona. Finalmente muere en Palma de Mallorca en 1983.
Publicar un comentario